Si en casa te han preguntado ¿Cómo crece una planta? entonces este experimento de cómo germinar un frijol es para ti. Este es uno de los experimentos sencillos para niños que más pueden disfrutar, a través del cual podran explicar el ciclo de vida de una planta de una manera simple y visual.

La germinación es el proceso mediante el cual una semilla se desarrolla hasta convertirse en una planta.

Beneficios de realizar este experimento casero con niños pequeños:

  • Conocer todas las partes de la planta: raíces, tallo, rama, hojas y fruto
  • Ayuda a desarrollar la paciencia, ya que deben esperar unos días (pocos) para ver crecer la planta
  • Desarrolla el amor y respeto por las plantas, por ende, por la naturaleza
  • Incentiva la responsabilidad, ya que “la planta” se debe cuidar y dar agua cuando sea necesario
  • Se convierte además en una actividad sensorial al momento de sembrar la planta en tierra

¿Cuáles materiales vas a necesitar para realizar este experimento?

  • Frijoles en buen estado
  • Frasco o recipiente de cristal limpio (de esta manera tu peque podrá ver el crecimiento de la planta). Puedes reutilizar envases de algunos productos: mermeladas, salsas, mayonesa, etc.
  • Algodón
  • Agua
  • Cinta Adhesiva, papel y marcador

¿Cómo germinar un frijol?

  1. Coloca algodón en el recipiente de cristal, evita aplastar el algodón.
  2. Coloca los frijoles con cuidado en diferentes partes del frasco, evita que queden pegados o que queden en el fondo
  3. Agrega agua con cuidado para humedecer el algodón. Evita que sea en exceso
  4. Con ayuda de la cinta adhesiva, pega un pedazo de papel indicando la fecha en que han colocado el frijol en el frasco, de esta manera será más fácil hacer la observación
  5. Coloca el frasco cerca de la luz, por ejemplo, en una ventana

Cada día se debe humedecer el algodón, ya que una parte muy importante en el proceso de germinación es la absorción del agua y recuerda para que la planta crezca necesita la luz del sol, por eso colocamos el frasco cerca de la ventana

Llevar una bitácora de observación les permitirá registrar cómo fue desarrollándose la planta:

  • Día 1: Ha sido el día que iniciamos el experimento, en la noche observamos como los frijoles habían absorbido agua
  • Día 2: Los frijoles comenzaron a abrir para más adelante dejar salir las raíces
  • Día 3: Ya los frijoles tenían raíces, las del frasco con papel toalla eran raíces un poco más largas
  • Día 6: ¡La planta ya salió! ya tenía tallo y las hojas cerradas
  • Día 7: Dos de las plantas habían crecido lo suficiente como para salir del recipiente
  • Día 9: Ya teníamos 5 plantas con hojas, así que era el momento ideal de sembrarlas

Cuando haya crecido la planta es momento de sembrarla en tierra, seguirla cuidando y viendo cómo se desarrolla, crece y da frutos.

¡Hasta la próxima! Compártenos cómo te fue con este experimento y si tus hijos lo disfrutaron.