Cultivar plantas aromáticas en casa está lleno de ventajas. Son regularmente baratas, muy fáciles de mantener y muy agradecidas, ya que podemos sacarles el máximo partido utilizándolas en nuestras recetas. Además, las aromáticas son plantas muy bonitas que podemos aprovechar para decorar nuestra cocina. ¿Sabes cómo cuidarlas?

Las plantas aromáticas crecen bien en el interior y no necesitan mucha luz, por lo que son ideales para tener en la cocina. Dependiendo del espacio del que dispongamos podremos elegir más o menos plantas, pero lo importante es saber aprovecharlas para enriquecer el espacio y también nuestros platos.

¿Qué plantas elegir?

Podemos empezar a cultivar una selección de las plantas aromáticas básicas para dar sabor a nuestra cocina, y después añadir alguna más exótica.

El perejil no puede faltar en ninguna cocina, es el condimento básico de multitud de recetas, con un sabor fresco y tonificante.

La albahaca y el orégano son de aromas intensos que suelen combinarse en muchos platos, siendo muy populares en la cocina italiana. Las hojas de la albahaca poseen un sabor profundo que conviene degustar recién cortadas, mientras que el orégano también es muy aromático si se deja secar.

Otra planta típica es la hierbabuena. Elogiada desde hace siglos por sus propiedades medicinales, crece con facilidad en todo tipo de tierras y sus hojas se pueden emplear tanto para dar un sabor fresco a platos como ensaladas, como para preparar infusiones.

Si disponemos de más espacio, podemos sumar otras variedades a nuestra cocina como el cilantro, la salvia, el tomillo o el romero, plantas aromáticas que se adaptan muy bien al cultivo interior.

Ideas para decorar la cocina

A pesar de que originalmente son plantas de exterior, la gran mayoría de aromáticas crecen muy bien en el interior del hogar. Con su variedad de tonos verdes y formas diferentes, estas plantas resultan muy vistosas, especialmente si combinamos varios tipos para crear un bonito ambiente fresco y natural.

En primer lugar tendremos que encontrar el espacio de nuestra cocina donde situaremos las plantas elegidas. Conviene que sea un sitio fijo con luz natural, y alejado de los fuegos de la cocina. Un rincón perfecto podría ser junto a una ventana, pues los rayos de sol no sólo son beneficiosos, sino que ayudarán a dar un ambiente natural y fresco.

Para conseguir un efecto ornamental muy llamativo una buena idea es combinar plantas que tengas hojas y tallos de formas distintas, para crear un efecto de contraste equilibrado. Si las colocas en una sola línea, alterna por ejemplo las hojas más grandes de la albahaca y perejil con el tomillo y el orégano.

Cómo cuidar las plantas aromáticas

La gran ventaja que ofrecen las plantas aromáticas es que requieren pocos cuidados y son muy fáciles de mantener en casa. Lo fundamental es recordar que necesitan buena luz natural, sin recibir un exceso de sol directo, y estar protegidas de corrientes de aire.

Siguiendo estos consejos tendrás tu pequeño huerto de plantas aromáticas con las que decorar tu cocina y llenar de sabor todos tus platos. Simplemente recolecta las hojas frescas a medida que las necesites, y disfruta de todos sus aromas. ¿Cuál es tu aromática favorita?