Contrario a los que muchos piensan, el Día de las Madres no comenzó como una oda al consumismo. Por el contrario, desde tiempos inmemoriales el amor y la dedicación de las mujeres que han ido poblando al mundo se han celebrado en distintas culturas y de distintas maneras. Hoy te revelamos 8 cosas que no sabías de la celebración del Día de las Madres en otros países del mundo.

Podríamos afirmar que la celebración más antigua a la madre se remonta a la antigua Grecia, durante el festival anual de primavera en honor a Rhea, la madre de Júpiter, Neptuno y Plutón.

Más tarde, los cristianos lo aprovecharon para festejar a la Virgen María, madre de Jesucristo, durante el cuarto domingo de primavera. De hecho, en el santoral católico, el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que se mantiene como Día de la Madre en algunos países (Panamá).

Durante el siglo XVII, en Inglaterra se empezó a celebrar un día llamado “Domingo de Servir a la Madre” en el que se honraba a las mamás de Inglaterra; los criados incluso tenían permiso y el día pagado para visitar a sus progenitoras. En ese entonces, se comenzó a preparar un pastel especial llamado “Servír a la madre”.

En Estados Unidos la celebración tuvo sus orígenes en 1872, cuando Julia Ward Howe, autora del Himno de Batalla de la República, sugirió que esa fecha fuera dedicada a honrar la paz, y comenzó celebrando cada año encuentros en la ciudad de Boston, Massachusetts, en honor al Día de la Madre.

Este hecho aislado se vio acompañado por la iniciativa de una joven, Anna Jarvis, hija de Anna Reeves Jarvis, una activista comunitaria de Virginia Occidental, quien dedicó su vida a la mejora de la sanidad pública en las comunidades apalaches durante la Guerra Civil de Estados Unidos. Anna, que perdió a su madre en 1905, comenzó a enviar cartas a políticos, abogados y otras personas influyentes, solicitando que se consagrara Día de la Madre el segundo domingo de mayo (el cual algunos años coincidía con el aniversario de la muerte de su madre). La joven obtuvo gran apoyo y ya en 1910 se celebraba este homenaje en la mayor parte de los estados de la Unión Americana. Además, logró que el Congreso de los Estados Unidos presentara un proyecto de ley a favor de la celebración en todo el país.

En 1914, el Congreso de Estados Unidos aprobó la fecha como el Día de la Madre y la declaró fiesta nacional, lo cual fue apoyado por el entonces presidente Woodrow Wilson. Más tarde, otros países se adhirieron a esta iniciativa y pronto Ana pudo ver que más de 40 países del mundo celebraban el Día de la madre en fechas similares.

Al igual que en Estados Unidos y Canadá, en algunos países latinoamericanos se festeja el Día de las Madres el segundo domingo de mayo, tal es el caso de Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Perú, Uruguay y Venezuela. Sin embargo, hay sus excepciones como Bolivia que lo celebra el 27 de mayo; República Dominicana, el primer domingo de mayo; Costa Rica, el 5 de agosto; Nicaragua el 3 de mayo, y Argentina, el segundo o tercer domingo de octubre.

En México, la celebración comenzó en 1922. Se escogió mayo por ser el mes consagrado a la Virgen y el 10 porque en aquella época en México se pagaba en las decenas, aunque otras fuentes sitúan el primer día de la madre mexicano en Oaxaca en 1913, cuando la esposa de un presbítero metodista encontró una revista donde se comentaba el festejo y decidió retomar la idea. México fue el primer país latinoamericano en sumarse a esta conmemoración, y tal importancia adquirió la devoción a la madre que el 10 de mayo de 1949 se inauguró en la capital una gran escultura en honor a la madre.

 

Aunque muchos consideran que el Día de las Madres es una celebración totalmente consumista, para otros es sólo una oportunidad más para celebrar a mamá.